Comparte en redes sociales

El argentino Manu Lanzini marcó un golazo a los 94 minutos.

Corría el minuto 94  del partido, a falta de muy poco para la victoria del Tottenham en la Premier League. Sin Embargo, el jugador argentino, arruino la fiesta para el equipo de Mourinho.

En el último aliento, el volante argentino  clavó en la escuadra un remate desde fuera del área para rescatar un punto que parecía imposible cuando Son Heung-min abrió la cuenta en el primer minuto y Harry Kane firmase un doblete a los 16 minutos.

“No se puede creer. Hemos perdido dos puntos, los tiramos a la basura», dijo Mourinho.

Para estropear el regreso de Bale con Tottenham, el central paraguayo Fabián Balbuena descontó a los 82 para West Ham y un autogol del defensor colombiano Davinson Sánchez, tres minutos después, le puso emoción al final.

“Es una pena que no pudimos meter el cuarto gol para liquidar el partido», dijo Mourinho. “La decisión de no sacar a Bale (de titular) fue una buena decisión. Una decisión para demostrar que no tiene una silla hermosa esperándole en el equipo. Fue un mensaje para el equipo».